¿La herencia o la donación? Ventajas e inconvenientes

Posiblemente te preguntarás ¿cómo dejar en herencia los bienes? O quizás ¿cómo hacer donaciones mientras aún estás vivo? Este es uno de los dilemas al que se enfrentan varias personas cuando tienen cierta edad y poseen bienes para ser distribuidos a sus hijos o herederos. Claro está que esto no se trata de una cuestión menor, porque ambos procesos tienen requisitos e implicaciones que necesitan ser analizados. El objetivo principal es conocer cuál de las dos opciones es más rentable o apropiada, ¿la herencia o la donación?

En particular, se debe evaluar la complejidad legal de cada trámite, así como su coste total (e incluir los diferentes impuestos y tasas) y algunas de las ventajas o privilegios, si los hay. Por ello, tiene sentido elegir entre herencia o donación en los casos en los que solo se concedan determinadas partes del patrimonio. Pues bien, lógicamente hablando, la donación llegará al límite máximo del propio sustento del donante. Entonces, de lo que estamos hablando es, por ejemplo, de querer destinar una cierta cantidad de dinero o repartir algún bien inmueble o propiedad.

Lógicamente, otra de las características fundamentales del dilema entre, herencia o donación, está relacionada con el tiempo que el heredero o receptores deberán esperar para recibir dicho patrimonio. Las donaciones pueden hacerse de por vida y entrar en vigor casi de inmediato, mientras que para el caso de la herencia, solo se puede hacer después de la muerte del testador.

En términos generales, se puede decir que la principal diferencia entre la herencia o la donación es que, la primera consiste en redactar el testamento para los herederos, y la segunda es ceder determinadas partes de los bienes muebles en vida. Sin embargo, si lo estudiamos en profundidad, encontraremos más diferencias en sus implicaciones y significados. A continuación, te lo explicamos todo.

La herencia

Como hemos comentado anteriormente, una de las principales diferencias entre herencia o donación es que, en el primer caso, la persona debe morir para recibir la herencia. Por ello, sabemos que esto puede ser adecuado para aquellos herederos que no tienen prisa por heredar. Es decir que, en este caso no se realiza ninguna transmisión, para ayudar a los hijos u otros familiares a superar alguna mala condición económica.

En efecto, para este caso, el testador tiene una ventaja económica, ya que durante su vida no tendrá que pagar impuestos por la transmisión de la herencia. Pero sí, hablamos de donaciones, hay que pagar algunos impuestos. Estos casos los contaremos más adelante para saber qué es lo mejor, ya sea, elegir, heredar o donar.

El testamento es un trámite imprescindible

En este caso, el requisito básico es que haya un testamento. El documento del que estamos hablando determina quién o quiénes son los herederos y la parte correspondiente de cada herencia del patrimonio. En caso contrario, lo que se procederá a aplicar será la forma jurídica de la herencia legítima, es decir, los herederos forzosos. Según el artículo 807 del Código Civil, los hijos y descendientes, los padres y descendientes (si no existiera el primero) y la viuda o el viudo, son herederos forzosos.

Además, antes de elegir entre herencia o donación, hay que tener en cuenta que el testamento puede modificarse tantas veces como desee el testador y sólo la última versión es válida. Por tanto, teniendo esto en cuenta, el tipo de testamento más común en España es un testamento que legará todo a la viuda o al viudo y este, se traspasará a sus ambos hijos tras el fallecimiento.

Donación

En cambio, las donaciones se podrán efectuar y tener efecto en vida del donante. Específicamente, las donaciones son una cesión gratuita y voluntaria de bienes o cantidades económicas a otras personas, por los cuales sólo deberán pagar el impuesto correspondiente.

Por tanto, entre la herencia o la donación, entendemos que la donación es el mejor método si pretendes dar una ayuda económica o inmobiliaria al beneficiario de forma inmediata. En este contexto de la actualidad, muchos jóvenes tienen sueldos muy bajos y enfrentan serias dificultades para optar por una vivienda, por lo que no es de extrañar que muchos padres opten por donar dinero para ayudarles a avanzar.

¿Cuándo se debe optar por la donación?

Teniendo en cuenta que lo que se dona, en principio se pierde, es mejor pensarlo bien, ya que el resto de los días se vivirá sin lo donado. Antes de elegir entre herencia o donación, es fundamental asegurarse de que el objeto de donación, ya no será necesario en el futuro.

En caso de que se quiera beneficiar más a unos herederos que otros, las donaciones son la mejor opción en comparación con una herencia. La razón principal es que la herencia requiere la firma y el consentimiento de todos los donantes mientras que la donación se hace de forma libre.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que de la misma forma que la herencia necesita del documento legal como lo es el testamento, esto también ocurre con las donaciones. Sin embargo, solo estamos hablando de donaciones que incluyan bienes inmuebles. En este caso, es necesario registrarlo por escrito, ante notario y en escritura pública, para dejar constancia.

Además, si no sabes si optar por herencia o donación, también debes tener en cuenta que la donación es una operación irreversible, salvo en tres excepciones detalladas en el artículo 647 y el artículo 648 del Código Civil.

A diferencia del proceso de redacción de un testamento, esta se puede modificar las veces que se requiera, por ejemplo, una vez que se dona el bien inmueble, no se puede recuperar, si no se cumplen las condiciones del texto legal mencionado anteriormente, que en resumidas cuentas es el comportamiento de quien ha recibido la donación y cambios significativos del donante en su situación económica.

 ¿Qué requisitos hay para realizar una donación?

Eso sí, si decides continuar con el proceso, debes cumplir con ciertas condiciones o requisitos para realizar el proceso. Además, si se trata de un bien inmueble o no, los trámites requeridos también son diferentes. De esta manera el Código Civil en el artículo 632 establece lo siguiente: “la donación de cosa mueble podrá hacerse verbalmente o por escrito” y que la forma verbal “requiere la entrega simultánea de la cosa donada“.

Por otro lado, el artículo 633 del Código Civil señala lo siguiente: “para que sea válida la donación de cosa inmueble, ha de hacerse en escritura pública, expresándose en ella individualmente los bienes donados y el valor de las cargas que deba satisfacer el donatario“.

El donante puede imponer límites

El trámite de la donación es escalable. En otras palabras, se pueden imponer algunos límites, los cuales pueden desaparecer después de un período de tiempo en caso de cumplir algunas condiciones.

Por ejemplo, una de las acciones más comunes, es donar una casa, pero conservando el derecho a usarla. De esta forma, los padres pueden garantizar los derechos de herencia de sus hijos y seguir viviendo en casa hasta la muerte. Es muy común colocar en una de las condiciones que se imponen, que para recibir el bien inmueble como concepto de donación, deberán tener el cuidado de las personas mayores.

Otra condición que puede imponerse al elegir una donación puede ser, por ejemplo, impedir la venta de bienes inmuebles donados. Es decir que, la propiedad se transfiere al límite de que no se puede vender durante la vida del donante.

¿Qué sucede cuando aquellos que reciben la donación son también herederos?

El destinatario de la donación puede ser a la vez un heredero forzoso. Es decir, sus hijos, sus padres o su cónyuge. En este caso, la donación se considerará parte de la herencia legal. Suponiendo que esto es una entrega a cuenta delo que le corresponderá en el futuro.

Asimismo, a la hora de realizar donaciones, se debe considerar que hacerlo no es posible perjudicar a la legitimidad de los otros herederos forzosos.

¿Cuáles son las implicaciones fiscales de ambos trámites?

Para poder detallar las implicaciones fiscales de la herencia y la donación, es necesario señalar que en ambos casos se puede abandonar la propiedad heredada o donada. Para ser más precisos, podemos renunciar a la herencia y no aceptar las donaciones. Aunque en este último caso es mucho más complicado hacer esto, porque habitualmente ambas partes acuerdan iniciar el proceso de donación.

Después de analizar el impacto fiscal de cada uno de estos trámites, encontramos que existen grandes diferencias entre una comunidad y otra. Se trata de los impuestos que se transfieren a las comunidades autónomas. Por tanto, es importante saber el lugar donde se encuentra la herencia o donación, para efectuar este trámite.

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Como su nombre indica, este impuesto afecta a las sucesiones (herencia), como a las donaciones. Debe ser aplicable en todas las situaciones, pero cada comunidad autónoma es libre de imponer las reducciones o bonificaciones que desee. Algunas de las cuestiones que determinan la reducción son la edad del beneficiario, el valor del activo y la utilidad que se le proporcionará.

Algunos de los ejemplos que simbolizan las enormes diferencias entre las comunidades autónomas son Andalucía y Canarias. Para Andalucía, si recibes una herencia o donación de 800.000€, deberás pagar aproximadamente 200.000€ en impuestos. En cambio, en Canarias, solo 200€.

Impuesto de Plusvalías

Ahora bien, si hablamos de bienes inmuebles adquiridos mediante herencias o donaciones, también debemos hacer frente al Impuesto Plusvalías. Esto se refiere al aumento en nuestro patrimonio debido a una de dichas operaciones.

Como es un impuesto municipal, su monto también varía mucho. Además, para este caso, el valor de los inmuebles y la ciudad, incluso la comunidad en la que se encuentra también juega un papel. Algo que llama la atención en la gente sobre el monto del Impuesto de Plusvalías, es que en muchos casos es significativamente más alto que el Impuesto de Sucesión y Donación.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF

Finalmente, hablaremos del IRPF, impuesto el cual no todo el mundo considera a la hora de donar. Aquí es importante distinguir entre herencia y donación, porque para el primer caso, no se aplica este impuesto el IRPF. Porque cuando se habla de una donación de un bien inmueble se toma como una venta. Entonces, se considera que, a través de esta donación, es posible obtener beneficios económicos o es posible incrementar significativamente el patrimonio.

El monto a pagar se calcula correlacionando el valor del bien inmueble en el momento de la compra y el valor que posee el bien en el momento de la donación. Si la relación resulta positiva, se aplicará un impuesto, que puede ser equivalente al 20% del valor del bien inmueble. No hay duda de que esto puede ser un obstáculo para elegir la donación en lugar de la herencia.

Reducciones o bonificaciones fiscales según la edad y el parentesco

Con respecto a la herencia, hay una ley estatal que fija la reducción del 95% en los Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones. En particular, este descuento sólo se aplica a cónyuges e hijos. Eso sí, es una condición necesaria, traspasar la vivienda habitual, cuyo valor es como máximo 122.606€.

Después de discutir los aspectos más importantes de la relación entre herencia o donación, no podemos determinar claramente de manera general qué procedimiento es más ventajoso. Todo parece indicar que la herencia es la primera opción para la mayoría de personas en España. Sin embargo, la elección entre herencia o donación dependerá de tus circunstancias personales.

Para ayudarte a elegir entre herencia o donación, lo que podemos hacer es aconsejarte que solicites la asesoría de un abogado especializado en derecho de familia, el cual puedes encontrar aquí en Lexify. Él puede guiarte a través del proceso y ayudarte a tomar la mejor decisión.

Completa el formulario y recibe presupuestos de abogados de forma gratuita