¿Cuál es mejor, el abogado de oficio o de pago?

Probablemente, algunas dudas estén pasando por tu cabeza en estos momentos con respecto a si ¿será mejor tener un abogado de oficio? O ¿es mejor tener un abogado de pago? ¿Cuál de las dos es la mejor opción? Pues bien, la elección de tu especialista es algo que no se debe descuidar, porque hallar a un profesional que sea de tu confianza, quien te dé seguridad y tenga los conocimientos con la experiencia, es algo vital para ti.  

Algunas producciones estadounidenses como películas o series han hecho famosa la figura de los abogados de oficio, claro está que su trabajo es mucho más real que en la ficción. En la Constitución Española, la Carta Magna en el Art. 24 establece lo siguiente: “todos tienen derecho […] a la defensa y a la asistencia de letrado”, como forma de defender los derechos fundamentales con la protección judicial.  

Debido a esto, y en cuanto a lo que se pueda pensar, toda persona que carezca de recursos puede asistirse de un abogado de oficio, sin importar el caso que se deba juzgar. 

Sin embargo, es verdad que existen algunas desventajas con un abogado de oficio en comparación con uno de pago pero, tanto el abogado de oficio como el privado tendrán los conocimientos imprescindibles (de acuerdo a lo establecido por la Administración) para defenderte en la situación que te encuentres. Pero bueno, dentro de las primeras diferencias está que el tiempo que te dedican no va a ser el mismo.  

Un servicio exclusivo es un abogado de pago, motivo por el cual va a tomar más tiempo para estudiar tu caso y dar una solución, mientras que el abogado de oficio puede tener varios y diferentes clientes y por ello verse afectado el tiempo que dedica a tu caso, además no estará disponible cuando lo necesites sino cuando él pueda.  

¿Cuáles son los trámites para hacerse con un abogado de oficio?  

Esta es otra diferencia entre los dos, la manera de conseguir sus servicios. Para el abogado de pago (privado) puedes contactarlo aquí en Lexify de forma rápida y sencilla, nosotros te enviaremos hasta 3 presupuestos personalizados, gratis y sin compromiso, así tú podrás encontrar al especialista que sea ideal para ti. ¿Sabes como solicitarlo? Es muy fácil, solo debes escribirnos a través de nuestro formulario online donde podrás contarnos tu caso y nosotros te enviaremos 3 opciones diferentes, de 3 abogados. Una forma sencilla y cómoda de comparar diferentes opciones.  

Por otro lado, el abogado de oficio requiere una gestión más compleja, ya que para acceder a sus servicios profesionales tienes que acreditar unas condiciones específicas para merecerlo. ¿Cuáles son estas condiciones?  

Para empezar, todo los ciudadanos españoles o extranjeros que no posean recursos suficientes pueden acceder a un abogado de oficio. Igualmente lo podrán hacer algunas personas jurídicas como las Asociaciones de Utilidad Pública y las Fundaciones, también entidades Gestoras y de Servicios Comunes de la Seguridad Social. 

Como os hemos dicho anteriormente, optar por un abogado de oficio requiere una capacidad económica específica del solicitante, los ingresos de este (tanto los brutos anuales y por unidad familiar) no pueden ser mayores a dos veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Si es el caso de una persona que no forme una familia, este valor es de aproximadamente 13.000€ y para las familias de dos o tres integrantes el valor es de unos 16.000€ (es decir dos veces y media). Unidades familiares más grandes, de cuatro o más integrantes, el valor se sitúa en los 19.000€, es decir el triple del IPREM.  

Dentro de los ingresos del solicitante también se tendrán en cuenta los “signos externos” denominamos por la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, los cuales pueden hacer ver que la declaración de ingresos no es la que corresponde con la situación verdadera del afectado. Por ello, también se considera, las propiedades de bienes inmuebles o los rendimientos del capital mobiliario. Por lo cual, si el fin es engañar o mentir respecto a esta cuestión, puede salir muy mal. 

Sin embargo, hay casos donde necesariamente se tiene el derecho a un abogado de oficio sin tener en cuenta los recursos económicos, estos son:  

·         Las víctimas de algún tipo de violencia como: de género, terrorismo o victimas de la trata de seres humanos.

·         Las personas que padezcan discapacidades psíquicas.

·         Los menores de edad.

·         Las víctimas con secuelas continuas por motivo de algún accidente.

·         Los Trabajadores beneficiarios de la Seguridad Social, con el fin de reclamar sus derechos laborales.

En esta asistencia gratuita están incluidos los costes de las tasas y otros pagos que se deben abonar para acudir a la justicia, una ventaja económica en comparación con un abogado de pago, ya que quien enfrente dichos gastos extras será el cliente.  

¿Cómo puedo solicitar un abogado de oficio?  

Este trámite se hace por medio de los colegios de abogados, de la localidad donde se encuentren los juzgados a los cuales vas a acudir. Para entonces, es importante mencionar la información personal de la situación de la economía familiar, añadiendo los datos del proceso por el cual estás solicitando esta asistencia gratuita.  

Todas las comunidades autónomas establecen la Comisión de Asistencia Jurídica Gratuita, la cual está formada por decanos de los colegios de abogados que correspondan, quienes evaluarán si en efecto el interesado puede acceder o no al abogado de oficio.  

En caso de que la propuesta sea aceptada el colegio de abogados definirá cuál será el abogado de oficio que deberá llevar el caso.  Pero ¿es posible que una persona tenga la asistencia de un abogado de oficio y uno de pago al mismo tiempo? La respuesta es no, no obstante, hay excepciones. Es decir que es posible cuando el abogado deje por escrito la renuncia a recibir su sueldo y sus derechos, frente al beneficiario de la asistencia gratuita y ante el colegio de abogados.  

Así pues, si no hay otra solución lo que puedes hacer es acudir al abogado de oficio, cuando cumplas con los requisitos. Pero si lo que buscas es recibir un trato personalizado para que se defiendan tus derechos e intereses, elige tú mismo a tu abogado de pago.  

Si no cuentas con muchos recursos, puedes buscar en Lexify a tu especialista idóneo, con nuestra plataforma podrás solicitar gratuitamente y sin compromisos hasta tres presupuestos personalizados y así elegir el que más se ajuste a tus necesidades.  A través del formulario online puedes escribirnos brevemente tu situación y con esta información nosotros encontraremos a los especialistas de tu zona, los mejores y que garanticen tus derechos. 

Completa el formulario y recibe presupuestos de abogados de forma gratuita