¿Reclamar la indemnización por un accidente o caída?

En algún momento de nuestras vidas, todos nos hemos caído en la calle y esto se podría considerar como un accidente en la vía pública. Generalmente esto no tiene más consecuencias, a menos que la persona que sufrió el accidente resulte con lesiones leves o graves. En este caso, ¿sabéis cómo proceder? ¿Has pensado alguna vez que hay indemnizaciones por accidentes en la vía pública? A continuación veremos ¿cuándo se debe indemnizar y cuándo no es apropiado?

La respuesta a estas preguntas, en la mayoría de casos sería no. Sin embargo, cuando nos caemos mientras vamos caminando por la calle, tendemos a pensar que es culpa nuestra, pero en algunos casos, se trasladará la responsabilidad a un tercero. Muchos lugares públicos pueden estar en mal estado y esto puede ser causa de accidentes. Por ejemplo, los pases de cebra de algunas calles, parques, adoquines etc.

Para esos casos son los que se debe considerar reclamar una indemnización por accidente en la vía pública.

Causas habituales de accidentes en la vía pública

Las calles de todos los municipios requieren una serie de trabajos de mantenimiento y conservación, los cuales son responsabilidad del ayuntamiento. Por lo general, esta cuestión debe tener un cumplimiento. Sin embargo, en muchos casos, aparecen algunos imprevistos en la vía pública que no se pueden resolver a tiempo, los cuales pueden ocasionar accidentes.

A continuación te dejamos las causas más frecuentes de accidentes en la vía pública:

Baldosas dañadas o pavimento en mal estado

Es muy probable, que en algún momento, mientras estabas caminando hayas visto alguna baldosa quebrada o quizás el pavimento tenía algún defecto. Pues bien, estos pequeños detalles pueden causar graves caídas y provocar, por ejemplo, la torcedura de un tobillo. A decir verdad, ese es uno de los factores más habituales de los accidentes en vía pública.

El motivo es que las baldosas agrietadas y rotas suponen un gran riesgo, pero al mismo tiempo es difícil para los ayuntamientos detectarlas una a una.

Presencia de hundimientos en el suelo

El hundimiento en el suelo o los socavones que se producen en la vía publica suelen ser de gran dimensión. Lo más común, es que suele ocurrir cuando hay una tormenta. También puede aparecer porque hay un agujero en el suelo.

Generalmente, estos desperfectos de las vías públicas son algo complejos de solventar, aunque su detección sea más fácil.

Pavimento resbaladizo

Después de que llueve, el piso puede quedar resbaladizo debido a la humedad u otras razones. Cuando esto sale de lo normal, esta puede ser la causa de un resbalón o la caída de algún peatón, provocando diversas lesiones.

Nieve en el suelo

También está relacionado con factores meteorológicos, y muchas personas pueden pensar que el Ayuntamiento correspondiente no es responsable. Aunque, el gobierno municipal no puede controlar los factores climáticos, si está obligado a limpiar o quitar el hielo y la nieve cuando estos se presentan.

Rejillas dañadas y alcantarillas

Esta es probablemente una de las situaciones más habituales en las que los jueces llegan a dar razón a los afectados, porque las alcantarillas o rejillas de la vía pública deben mantenerse intactas en todo momento, y cuando esto no es así es fácil ser detectado.

En tal sentido, este motivo es poco común, ya que las personas generalmente evitan estas zonas y más cuando su apariencia se ve afectada.

Ausencia de limpieza

Asimismo, el Ayuntamiento es quien se compromete a mantener la mejor limpieza en todos los espacios de la vía pública. Para ello, aunque se deben evaluar los medios y recursos disponibles, deben realizar estas tareas de limpieza frecuentemente.

Si estas tareas de limpieza no se realizan por diferentes motivos, una de las consecuencias es que las personas que pasan por la zona se caigan o tropiecen fácilmente.

Responsabilidad legal de los ayuntamientos

Ahora bien, por norma general se entiende que, ya sea en áreas urbanas o rurales, las entidades locales o los ayuntamientos tienen la obligación de mantener intacta la vía pública, cabe señalar que esta obligación tiene ciertas limitaciones.

La primera de ellas, está relacionada con los tipos de defectos u obstáculos que impiden que las personas pasen o transiten. Si esto es irrelevante o claramente visible, debe entenderse que la obligación no corresponde. En otras palabras, estamos hablando de estándares mínimos exigibles de los cuales el ayuntamiento no es responsable.

Y, de hecho, si esta es una zona muy transitada o si no lo es, no es lo mismo reclamarle al ayuntamiento por obligaciones de lugares por los que casi nadie pasa. Por tanto, la obligación de mantener la vía dependerá directamente de su ubicación y circunstancias.

Responsabilidad patrimonial

En cuanto a la responsabilidad patrimonial de la Administración Pública, en este caso a través del ayuntamiento o entidad local, en la Ley N ° 30/1992 del Régimen Jurídico de la Administración Pública y el Procedimiento Administrativo Común en el artículo 139 disponen lo siguiente:

“Los particulares tendrán derecho a ser indemnizados por las Administraciones Públicas correspondientes, de toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, salvo en los casos de fuerza mayor, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos.”

Con esto se puede apreciar que la ley deja la vía abierta a la interpretación, por lo que al final el juez decide el alcance de las obligaciones de la administración, con base en las pruebas y testimonios aportados. En efecto, el artículo 141 del anterior texto, establece las siguientes restricciones:

“Solo serán indemnizables las lesiones producidas al particular provenientes de daños que este no tenga el deber jurídico de soportar de acuerdo con la Ley. No serán indemnizables los daños que se deriven de hechos o circunstancias que no se hubiesen podido prever o evitar según el estado de los conocimientos de la ciencia o de la técnica existentes en el momento de producción de aquellos”.

En cualquier modo, si sufriste un accidente en una vía pública y consideras que este fue causado por un defecto o un mal mantenimiento, no descartes las reclamaciones de indemnización con el asesoramiento de un abogado profesional experto en este tema.

Pasos para reclamar una indemnización por accidente en vía publica

Cuando ocurre un accidente en una vía pública, es muy importante conocer los pasos del procedimiento. En algunas ocasiones, por no conocer esta información, las personas que en algún momento han sufrido heridas o lesiones debido al mal mantenimiento de las vías pierden el derecho a reclamar una indemnización.

1.      Pedir ayuda y buscar testigos

Una vez que descubras que sufriste alguna lesión (siempre que no sea muy grave y requiera asistencia médica de emergencia), y es causada por malas condiciones de la vía pública, deberás buscar ayuda. Es decir, si es posible puedes solicitar a alguna persona que se encuentre en el mismo lugar del accidente, los datos de contacto para que pueda dar una declaración como testigo. Si hace esto, agregará credibilidad y valor a tu declaración.

Otra recomendación, y en caso de que las personas no quieran ser testigos del accidente, lo que podrías hacer es tomar varias fotografías del estado actual de la vía y te serán de gran ayuda también.

2.      Contacta a la policía

Estos casos corresponde a la Policía Local y debes notificarles en caso de lesiones por accidente en una vía pública. Ellos serán los encargados de realizar informes, es decir, levantar un atestado sobre lo ocurrido y así quedará absolutamente todo registrado.

Entre otras cosas, el atestado incluirá las consecuencias directas del accidente, tu lesión, y las posibles causas, los desperfectos etc. Sin duda, este paso es la clave para obtener la indemnización.

3.      Llama a una ambulancia o acude a algún centro médico

Necesariamente en función de la gravedad de la lesión, llamar a una ambulancia ayudará a que el personal sanitario, ellos atienden las lesiones que has sufrido, y ayudan a que estas no se vayan a agravar con el transcurrir del tiempo. No obstante, si estos daños sufridos no justifican pedir una ambulancia, no hay que pasarlo por alto, es mejor acudir a un centro médico.

Muchas veces, andamos con prisa o pensando que nada paso y decidimos seguir adelante sin más. No obstante, a medida que pasa el tiempo, el dolor suele empeorar y la lesión puede hacerse más evidente.

Para ese caso, aunque vayas al médico después, lo más probable es que no puedas probar el nexo causal por haber transcurrido horas desde el accidente. Es decir que, en este caso se pierde el derecho a cualquier tipo de indemnización.

4.      Conserva toda la documentación

Cuando sufrimos accidentes en la vía pública por una caída o resbalón, muchas veces nos olvidamos de guardar toda la documentación. Porque no consideramos obtener una indemnización a futuro, pero si sucede, sería útil aportar documentos que justifiquen el coste provocado por el accidente.

Los gastos del accidente pueden ser diversos. Por ejemplo, puede suceder que para ir al hospital hayas tomado un taxi o que el médico te recete varios medicamentos o tal vez, compraste una silla de rueda o unas muletas. También puede ser que necesitemos fisioterapia. En todos aquellos casos y cualquier otro que pueda surgir derivado del accidente debemos conservar los recibos.

5.      Recurre a la asistencia legal

Claro está que, si queremos asegurarnos de que nuestros derechos sean reconocidos en todo momento, lo mejor es asistirse de un abogado. Mejor aún si es especializado en este tipo de temas. Él será quien nos ayude a prepararnos para un posible juicio y ayudar a relatar los incidentes de una manera que aclare completamente las funciones de la administración.

¿Cuál es el importe que me corresponde por la indemnización?

Como vimos anteriormente existen diversos factores que pueden hacer cambiar el grado de responsabilidad de la administración frente a este tipo de accidentes. Otros de los factores que pueden influir también son:

·         Ubicación y nivel de tránsito: Esto corresponde a la zona donde ocurrió el accidente.

·         Tamaño y visibilidad del mal estado de la vía: Este es el que ocasiona el accidente o caída.

·         Tipo de lesión, zona afectada y tiempo transcurrido del momento del accidente a la visita del médico. 

En consecuencia, la variedad de indemnizaciones respecto a este tema es bastante amplio y también dependerá de las circunstancias de cada caso. Sin embargo, te compartiremos algunos de los casos reales en los que se puede lograr una indemnización por accidente en vía pública:

Accidente de tapa Telefónica

El hombre de este caso pasaba por encima de una tapa Telefónica deslizante, la cual se encontraba en un estado inestable y en un lugar muy transitado, dicho hombre se resbaló y cayó fuertemente, lo que le provocó una lesión y varios días de hospitalización. A él lo indemnizaron por 30.546€.

Tornos en el pavimento

La mujer de 73 años tropezó con los tornos que sujetaban un banco que fue retirado, estos sobresalen del pavimento y por este motivo, la mujer estuvo de baja durante 148 días y la indemnizaron con 7.589,29€. 

Loseta desprendida

En el año 2017 una mujer se tropezó con una loseta levantada de la argamasa. Por el tipo de material y su color hacía que no se visualiza muy bien. Para este caso la indemnización fue repartida entre ella y la administración, ya que se consideró que la mujer pudo haberse sujetado de alguna barandilla porque el accidente fue en pleno día. El monto total fue de 2.425,40€.

No dudes en contar con Lexify, aquí podrás solicitar hasta 3 presupuestos gratis y elaborados por diferentes abogados que son expertos en indemnizaciones, y así podrás elegir el que más se acomode a tu caso y garantice que la indemnización que recibas sea la máxima. 

Completa el formulario y recibe presupuestos de abogados de forma gratuita